Qué es el hollín y por qué es importante deshollinar

Qué es el hollín y por qué es importante deshollinar

Se puede definir el hollín como partículas sólidas de tamaño pequeño, en su gran mayoría compuestas de carbono impuro, muchas veces pulverizado, y habitualmente tiene color oscuro o negro debido a la combustión incompleta de un combustible como puede ser  la madera o el carbón, etc. El aspecto del hollín es similar a la ceniza pero en un color más intenso y negro.

Resulta una sustancia altamente combustible  de ahí la importancia del deshollinado, realizando un mantenimiento correcto y limpieza anual. Esto que es común a todos los combustibles tiene una especial incidencia en los combustibles sólidos.

Durante la combustión un fuego con escaso oxigeno o con leña húmeda genera más cantidad de humo, por lo que contiene mas partículas de in quemados que junto al vapor de agua que genera la leña, formarán la creosota o alquitrán, resultando ser mucho más inflamable que el hollín, éstos sólidos se acumulan rápidamente en el conducto de humos, en muchas ocasiones el aspecto se presenta brillante y pegajoso.

 

 

Un conducto de humos sucio es una de las principales causas de incendio en las viviendas a causa de las elevadas temperaturas que se producen tras su acumulación y posterior combustión. Un conducto con hollín, creosota o alquitrán hará combustión al alcanzar una alta temperatura, de manera que las llamas nacerán por toda su longitud, alcanzando temperaturas para las cuales ni los conductos ni sus aislantes están preparados para ello. Provocando un más que probable riesgo de incendio.
Un conducto de humos sucio y sin mantenimiento facilita los revocos de humo hacia el interior de la vivienda. Llegando incluso a producirse un tapón, el cual imposibilitará el uso del aparato ya sea estufa o chimenea.
Además es muy importante deshollinar ya que el hollín disminuye el rendimiento de los equipos de calefacción aumentando el consumo y la contaminación.
Recuerde siempre la necesidad de limpieza para evitar riesgos mayores.

Como hacer fuego de forma segura

 

Como hacer fuego de forma segura

 

Explicaremos detalladamente los pasos a seguir para hacer fuego de una forma segura en cualquier estufa, chimenea o barbacoa.

Los materiales de la imagen son, de izquierda a derecha: troncos rajados de haya, astillas gruesas, medias  y muy  finas de pino (procedentes de palets).

Hay que tener en cuenta que las astillas finas deben ser lo más delgadas posible, ya que serán las encargadas de realizar las primeras llamas duraderas. El resto de astillas deben ser de mayor grosor, aumentando progresivamente, como más tarde veremos.

Tipo de materiales:

Colocar los 2 troncos grandes paralelos entre sí. Como si formasen los “paredes” de una casa. En el hueco que queda entre ambos, colocaremos unas bolas de papel arrugado (periódicos, folios usados, pastillas de encendido, etc…). Respecto a las bolas de papel, es interesante dejar unas más huecas (no tan arrugadas) que situaremos más cerca del suelo, y otras más apretadas que situaremos por encima de ésta últimas.

Es imperativo dejar ligeramente holgadas las pelotas de papel entre ellas: debe correr el aire, sólo así podrán encender adecuadamente.

Colocar perpendicularmente y formando un primer techo o tejado las astillas o maderas más finas que dispongamos, dejando algo de separación entre ellas.

Perpendicularmente respecto a las astillas más finas colocaremos un mínimo de 2 astillas de tamaño mediano, que harán de soporte para el resto de su tipo que colocaremos inmediatamente encima suyo de forma perpendicular otra vez.

Repetimos el proceso (paso 3) con el resto de astillas que nos queden (recordando que su colocación sea de menor a mayor), en este caso con las astillas gruesas.

 Una vez terminado el proceso , se procede al encendido con una simple cerilla o similar.

Aclaración:  NO CULMINAR LA “PIRA” CON UN TRONCO DE LEÑA PESADO. Ya que al irse quemando la base y tener un peso tan grande, se derrumbaría, pudiendo golpear el cristal al caerse. Es mejor colocar ése leño final cuando las astillas en su conjunto ya se hayan convertido en ascuas, para evitar sorpresas.

Como conseguir un buen tiro en mi chimenea

Cómo conseguir un buen tiro en mi chimenea .

 

A continuación se matizan los elementos importantes para un buen funcionamiento de la chimenea y detalles a tener en cuenta para obtener buen tiro.

 

- El tiro aumenta con la altura de la chimenea, y está en relación con la superficie de la misma. A mayor altura de chimenea menor sección de la salida de humos. (Seguir siempre las instrucciones del fabricante)

 

- El peso especifico del aire aumenta cuanto más baja sea su temperatura, por lo cual, el tiro será mayor cuanto menor sea la temperatura exterior.

 

-A menor peso específico de los humos más tiro. El peso específico de los humos disminuye conforme aumenta su temperatura, por tanto el tiro será mayor cuanta más alta sea la temperatura de humos.

 

-El material y la forma del conducto de humos afectan de manera trascendente en el tiro de las chimeneas. Las secciones circulares son las que crean menor perdida de carga. El coeficiente de rozamiento implicará una pérdida de carga distinta para cada material, y lógicamente los interiores lisos (metálicos), tienen una ventaja innegable frente a otro tipo de materiales (chimeneas de obra, prefabricados de hormigón etc.) Otro factor importante a tener en cuenta respecto a los materiales, es la temperatura de los humos, un conducto bien aislado garantiza una mayor temperatura de humos, y por lo tanto un mejor tiro.

 

- Arboles, paredes, tejados y en general cualquier obstáculo, en un radio menor de 10 m puede incidir negativamente sobre el tiro de la chimenea, dependiendo esta distancia de la altura del obstáculo en relación con nuestra chimenea.

 

-Un sombrerete inadecuado puede tener una incidencia muy negativa en el tiro de la chimenea.

 

- Otros factores que también tienen influencia, aunque menor, en el tiro natural son la altura sobre el nivel del mar, la ubicación de la instalación, la humedad relativa del aire, etc.

 

¿Cómo elegir la leña mas adecuada?

leña noticia2

El mejor tipo de leña es la que está seca, hay que olvidarse de “aunque esté fresca no pasa nada”.

A ser posible, que lleve cortada desde hace mas de 1 año. Desde luego, bajo cubierto de las lluvias.

Estamos hablando que la diferencia entre estar húmeda o seca, supone duplicar su potencia calorífica, además de reducir considerablemente los problemas de acumulación de hollines y alquitranes en las tuberías.

Aclarar también que de unos tipos de leña a otros hay una gran diferencia, en cuanto al precio, pero sobretodo en cuanto a su calidad.

Principalmente se diferencian en dos tipos: las leñas duras y las leñas blandas.

Ejemplos de leñas duras son el almendro, la encina, el haya, el roble, el naranjo, el olivo y el algarrobo. Éstas se caracterizan por otorgar una gran potencia calorífica produciéndola durante largo tiempo.

Ejemplos de leñas semi-duras  (o semi-blandas) son eucalipto, el pino, el ciprés y el platanero.

Ejemplos de leñas blandas son la acacia, la falsa acacia, el chopo, el cerezo, el álamo y el sauce. Se consideran de mala calidad ya que se densidad es baja así como su potencia calorífica y sus ascuas tienen poca duración. También son típicas las procedentes de árboles de crecimiento rápido y de frutales.

La mejor forma de averiguar la humedad de una partida de leña es partir en ese momento uno de los troncos por la mitad y usar un higrómetro. Éste nos informará de su humedad interior. Desconfíe de lo que le diga el vendedor, ésta es la única manera de que esté completamente seguro.

Otra alternativa es realizar la compre no por kg, sino por m3 (volumen). De ésta manera puede quedarse tranquilo  al saber que aunque la compre muy mojada su volumen  prácticamente no cambiará. Piense que la leña puede estar verde y por tanto tener un peso muy alto, pero cuando esta leña se vaya secando y esté lista para quemar, el peso habrá disminuido bastante, por lo que usted habrá pagado a precio de leña un agua que ya se habrá evaporado. Para su orientación, tenga en cuenta que aproximadamente 2 m3 de leña equivalen a 1000 kg de leña.

Leer más...

Incendio en Restaurante de Panzares

 

Incendio en Chimenea Panzares

10/02/2016 en Panzares - La Rioja 

Incendio en la chimenea en  la Venta de Panzares  

La Venta de Panzares, situada en esta pedanía perteneciente al municipio de Viguera, sufrió ayer un incendio en la chimenea situada en un porche. El fuego obligó a intervenir a los Bomberos de Logroño, que recibieron el aviso a las 11.11 horas. Sofocaron el rescoldo, limpiaron la estructura y retiraron la cubierta calcinada. En menos de una hora la incidencia quedó resuelta.

Incendio en Caserio de San Sebastian

 

Incendio en Chimenea  San sebastian

28/01/2016 en San Sebastian

Incendio en la chimenea en  Caserio  de San Sebastian 

Los bomberos de la Diputación de Gipuzkoa han intervenido en lo que va de año en once incendios declarados en caseríos. En cinco de los siniestros las llamas destruyeron los edificios, mientras que en el resto se trató de fuegos pequeños que pudieron ser sofocados antes de que se extendieran. En casi todos los casos el culpable fue la chimenea.

Los caseríos son un territorio propicio para los incendios, sobre todo cuando llega el frío. Cada vez que descienden las temperaturas los bomberos saben que más temprano que tarde deberán acudir a alguna zona rural para extinguir un fuego. Es lo que ha sucedido en los últimos cinco días en Asteasu, Leintz Gatzaga e Irun.

«El más grave fue el de Asteasu. El incendio empezó en la chimenea y se propagó por las vigas de madera de alrededor», explica Arkaitz Orbegozo, jefe del Servicio de prevención y extinción de incendios y salvamentos de la Diputación. En pocos minutos el tejado del caserío Amenabar se vio envuelto en llamas. La segunda planta del inmueble quedó destruida y la primera sufrió cuantiosos daños debido al agua empleada por los bomberos.

 

El paso del calor al frío es un momento crítico. Después de meses con buen tiempo y temperaturas templadas los propietarios de los caseríos se apresuran a encender las chimeneas para calentar su hogar pero en muchas ocasiones lo hacen sin comprobar su estado. «Están llenas de hollín y porquerías por falta de uso», afirma Arkaitz Orbegozo. Son obstáculos que impiden un correcto tiro y provocan que el conducto del humo alcance temperaturas elevadísimas.

Pequeñas fisuras

A la falta de limpieza se le une un escaso mantenimiento de los conductos de la chimenea que, a su vez, suelen estar rodeados por vigas de madera. «Los conductos pueden tener pequeñas fisuras por las que se escapa el calor y la madera coge mucha temperatura», señala Arkaitz Orbegozo.

Recientemente el caserío Begiñarru, en Leintz Gatzaga, comenzó a arder. El propietario de la vivienda intentó apagar las llamas con una manguera, aunque finalmente fueron los bomberos quienes sofocaron el fuego. El interior del inmueble no se vio afectado por el incendio, lo que no ocurrió con el caserío que ardió el martes en el barrio Bidasoa de Irun. Su planta superior quedó destrozada.

«Los viejos caseríos tienen una estructura antigua de madera y arden enseguida», afirma el jefe de bomberos de la Diputación. Además de chimenea, muchos de ellos tienen cocinas económicas que aumentan las posibilidades de un incendio. Y por si fuera poco, sus instalaciones eléctricas son muy viejas. «Es muy peligroso sobrecargar enchufes con calefacciones», advierte Arkaitz Orbegozo.

En Leintz Gatzaga el dueño del caserío trató de apagar el incendio, algo que no aconsejan los expertos porque en estos edificios «el desarrollo del fuego es muy rápido». En las casas de pisos que tienen estructura de hormigón siempre se recomienda a los vecinos que no intenten bajar por las escaleras y que se encierren en sus hogares hasta que lleguen los bomberos. En el caso de los caseríos el consejo es el contrario. «Lo importante -explica Arkaitz Orbegozo- es salir cuanto antes al exterior para evitar intoxicaciones y cerrar la puerta del habitáculo donde ha empezado el incendio, aunque lo habitual es que el fuego no quede confinado y se extienda».

«Lo peligroso -insiste el jefe de bomberos- es intentar apagar las llamas si no se tienen medios adecuados». Utilizar cubos con agua para luchar contra el fuego no solo es inútil en un entorno repleto de madera seca sino que pone en riesgo la vida de quien trata de salvar su hogar.

La actitud más sensata es la prevención. «Ahora que empieza el frío hay que llamar a un deshollinador para que limpie el interior de las chimeneas y también hay que aislar los conductos y repasarlos por si hay grietas». «Tampoco conviene acumular madera cerca de la chimenea y si se almacenan productos químicos como nitratos -añade Arkaitz Orbegozo- lo mejor es hacerlo fuera del caserío porque son muy inflamables».

 

Subcategorías

Página 1 de 2